Los puristas se rasgaron las vestiduras, los más abiertos musicalmente dijeron que lo merecía y otros más vieron desde la tribuna de las redes sociales un debate que al final, ¿fue improductivo?  Lo cierto es que Juanes se presentó en Rock al Parque 2019 y nos dejó estas lecciones. 
1. Juanes no necesitaba que alguien lo defendiera o que justificara su participación en Rock al Parque.  Su trayectoria sustentaba cualquier atisbo de duda; otro asunto es que a la gente no le gustara. Y si hablamos de gustos...
2. No era fácil para el artista sortear un show con una parte del público que criticaba su participación en el festival... ¡pero sacó la casta! Desarrolló un repertorio que emocionó, llamó a la reflexión y terminó armando pogo.  Desde "A Dios le pido", pasando por "Es por ti", "La camisa negra", "La tierra", "Solo", "Fíjate bien" y el cover de "Seek and Destroy" de Metallica, quedó claro que preparó un show a conciencia. 
"Seek and Destroy" de Metallica versionada por Juanes
3. ¿Por qué nos cuesta reconocer el trabajo de los artistas nacionales y sí aclamamos a los internacionales?  No hay que esperar a que mueran los músicos nacidos en el país para valorar sus aportes.  ¿Nos tiene que gustar para reconocer que han guerreado y trabajado por sus ideales y su apuesta musical?    
4. Rock al Parque se ha caracterizado por la diversidad: desde Systema Solar, pasando por Control Machete, Manu Chao y llegando a Juan Cirerol, Dead Kennedys, Fischerspooner, Julieta Venegas, fatsO, Sidestepper, Mr. Bleat o Carcass, entonces, ¿cuál era el tropel con Juanes?
5. Juanes demostró que sobre todo es persona; mientras desarrollaba el recital por momentos se percibió nervioso y era comprensible, salió a hacer lo que ama y a lo que le ha entregado la vida, pero conciente de que muchos no lo querían ver sobre esa tarima.  Con mesura, personalidad, cariño y mucho respeto, triunfó con un mensaje claro: en un país dividido por la política, no dejemos que nos dividan también en lo único que nos queda, "el arte". 
6. Hace años que el artista se salió del esquema de aquellos a quienes dicen: "no hables de política", tal cual recomiendan muchos managers o sellos disqueros.  Siempre positivo y llamando a la conciencia sobre la responsabilidad de todos sobre la transformación de Colombia, denunció la muerte de líderes sociales y llamó a la reconcilización. 
7. El Parque Metropolitano Simón Bolívar  cantó a pulmón herido “La camisa negra”. ¡Estaba cantado!  Sin saberlo, muchos se dieron cuenta que las canciones del paisa se han constituido en banda sonora de varias generaciones en el país.  ¡Y las unió!
Al final, la curaduría de Rock al Parque acertó, se la jugó y la música triunfó.
Foto capturada de la transmisión de Canal Capital.