Parece que definitivamente los Kinks se han reunido para grabar. Así lo reconoce Dave Davies en declaraciones a Rolling Stone. La banda británica, cuyo último álbum, To the Bone, vio la luz en 1994, lleva trabajando en el estudio desde hace dos años.
Están recuperando canciones que nunca fueron publicadas. «Seguimos retrocediendo y escuchando un montón de viejo material. Algunas cosas son muy buenas y otras necesitan un poco de trabajo», explica Dave Davies. «Algunos temas los grabamos pero nunca los usamos. Otros no tienen voces terminadas o necesitan otros adornos».
En paralelo a esta recuperación de material antiguo, Ray Davies trabaja en nuevas composiciones. «Las canciones están en forma de maqueta en este momento, pero son buenas maquetas. Ray todavía está diseccionando otros materiales que podríamos usar», añade Dave, y asegura que su intención es publicar un disco con este material.