Todos los años la música se tiñe también de momentos de luto, por todos aquellos que se marchan de este mundo quizá antes de tiempo. En 2019 nos llegaron noticias tristes como la muerte de Ray Sawyer de Dr. Hook, Pegi Young cantante y exmujer de Neil Young, Peter Tork, bajista y teclista de The Monkeys, Mark Hollis, cantante de Talk Talk, Keith Flint cantante de The Prodigy, Hal Blaine, legendario baterista de sesión de The Beach Boys y Fran Sinatra, entre otros muchos; Dick Dale, pionero del surf rock. También nos dejó en 2019 el rockero francés Dick Rivers, en junio falleció el pionero del rock psicodélico Rocky Erickson y se fueron dos grandes leyendas de Nueva Orleans: Dr. John, figura indiscutible de la música norteamericana de raíces y Dave Bartholomew, este último, superviviente de la gran generación del rythm & blues de la ciudad. En julio nos dejaron João Gilberto, pionero de la Bossa Nova; Pat Kelly, una de las grandes voces de la música jamaicana, y Art Neville, de The Neville Brothers y The Meters.

En agosto nos llegaba la muerte de Rick Ocasek líder de The Cars, Ian Gibbons, teclista de The Kinks, Henri Belolo, fundador de Village People. Luego ya finalizando el año se iban de este mundo, Javier Pérez Grueso, uno de los fundadores de la banda española Radio Futura, Ginger Baker, baterista de Cream, Marie Fredriksson, cantante del dúo Roxette. El último en marcharse este año fue Sleepy Labeef, popular músico de Arkansas que destacó en el rockabilly, el rock and roll y el country. Un año de tristes perdidas para quienes amamos la música.